20 años de experiencia; descubriendo el hilo negro ¡Encontramos estrellas!

XX ANIVERSARIO

KeyStart

2002/2022


"...duda de todo, encuentra tu propia luz"

Siddhartha Gautama


“Emprendedor” es una palabra que no conocí en mi niñez y juventud, posiblemente me topé con ella al terminar mi carrera profesional, pero, aun cuando la palabra no estaba en mi radar, si lo estaba su concepto, había crecido rodeado de emprendedores; mis padres a quienes admiro, abuelos, bisabuelos, tíos y primos, además de contar a amigos y conocidos.


Así es como en las reuniones universitarias, dónde se abordaban muy distintos temas de dudoso interés, pero de alta pasión y convencimiento a nivel de fe, siempre encontraba el momento preciso (y si no, lo forzaba) para declarar: “Por eso hay que poner una agencia”. Así, si hablaba con mi compañero “Dani Boy” disertando de la prostitución de la profesión, filosofaba con Hernán Rod sobre nuestros primeros balbuceos de retórica y semántica o con Rafa, Donovan y Vladimir vislumbrábamos el pretexto para mantener nuestra amistad casi hermandad más allá de nuestra alma mater, mi frase en muchas ocasiones terminaba: “Por eso hay que poner una agencia”.


La maestra Margarita sin darse cuenta, pero seguramente con la pasión que la caracterizó siempre, logró fijar una idea en mi mente cuando analizábamos las figuras retóricas en la clase de publicidad: “en las agencias se crean las condiciones para explotar las ideas”. Nuestro maestro y amigo Vinicio Rochín seguro nos escuchó en alguna de esas tertulias y posiblemente, aunque se lo debo de preguntar, percibió en mí ese enorme deseo. Tan es así que a unos días de abrir las alas profesionales y sin más planeación que la pausa en lo que el mesero del “Círculo Leonés” nos servía una ronda, elaboró un pequeño escrito para acordar el nacimiento de nuestra “agencia”, su speach me llenó de emoción cuando nos hizo ver nuestro potencial y valorando nuestra ilusión nos recomendó poner los pies en la tierra, firmamos la hoja y brindamos.


Si la palabra “Emprendedor” me era desconocida, “FreeLancer” aún más. Sin embargo, desde la secundaria había vivido situaciones inesperadas, cómo en la clase de yoga (práctica que me recomendaron por “intenso” a mis 13 años, con historial de peleas y “expresiones gráficas” en muros “prohibidos”) mi yogui la maestra Rosario vio mis cuadernos garabateados y me pidió que le “dibujara” un “logo” y unas tarjetas para su salón de yoga, el dinero recibido fue simbólico, pero me ayudó a entender que este talento me podía retribuir. Así, en adelante no faltaron los tíos Sergios dentistas, las tienditas de abarrotes familiares, los tenis de mis amigos que “tuneaba”, los concursos de cartel para ganar los almuerzos de todo el semestre, el diseño del anillo de graduación, el comerciante de playeras estampadas que con sus pagos me permitió cubrir una parte de mi manutención escolar y tantos más.


A la mitad de mi carrera mi portafolio ya era nutrido; seguramente de escasa calidad, pero de mucha pasión y empuje. Con este bajo el brazo, en séptimo semestre me aventuré a buscar la manera de ejercer y profesionalizarme en una agencia real. Deseaba mucho aprender de los mejores y nunca imaginé que llegaría a un lugar donde conocí los diversos ángulos de una agencia, tanto positivos cómo negativos. Al tiempo que me convertía en jefe de diseño de la agencia, seguía con mis amigos/colegas/socios construyendo con mucho entusiasmo y pequeñas acciones una agencia en horarios fuera de oficina, a veces en el cuarto de servicio de nuestro departamento, a veces en el carrete de cable encontrado en la calle que hacía las veces de mesa improvisada y las cajas de refresco que servían como sillas.

Los clientes que confiaban en nosotros seguían siendo los amigos y familiares, hasta que un día uno de nuestros amigos/colegas nos contactó con Omar, un joven emprendedor, al que tuve la suerte de conocer y hoy veo como el más sobresaliente emprendedor. Fue él quien comenzó a pedirnos desarrollos menores para sus proyectos de emprendimiento personales.


El talento del equipo de FreeLancers que habíamos, por coincidencia, reunido en ese cuarto de servicio nos abrió la puerta pasar de clientes amigos y familiares, a clientes empresariales que nos buscaban por el valor de nuestro trabajo y las recomendaciones.

De esta manera, llegó el momento de encuentro entre talento y oportunidad. Por solicitud de Omar desarrollamos el proyecto de “Mumbay”, un concepto de club nocturno que sería factible con la inversión de sus amigos Josué y Christian. Ese proyecto nos abrió el paso hacia las empresas de sus respectivas familias y así proyectamos nuestro talento en un grupo de emprendedores jóvenes con visión de éxito al tiempo que nos conectábamos con otros profesionistas jóvenes que, al igual que nosotros, buscaban la excelencia en su trabajo. Nuestro primer joint-venture funcionó de maravilla con la eficaz mercadotecnia estratégica de Mónica y el excelente gusto y diseño funcional de Ivo en su espléndida arquitectura.


El día llegó: en el séptimo piso del edificio de departamentos en la esquina de calle Compuerta y boulevard Campestre me visitó Josué, habíamos desarrollado un par de marcas para sus líneas de calzado infantil y su papá, el fundador, había quedado sorprendido. Josué me comunicó el interés de asociarse con nosotros con capital para crear una agencia. ¡Pum! Una bomba explotó en mi mente y en mi pecho, en cuanto pude se lo comuniqué a Rafa, Vladimir, Donovan, Dago y Jorge con quienes siempre conté para materializar ese sueño.


Nuestra agencia nació en idea. Para materializarla, concretamos la sociedad, rentamos un espacio en el segundo piso de un edificio nuevo en la esquina de Paseo del Moral y boulevard Insurgentes y renunciamos a la agencia que nos enseñó tanto. Era momento de hacerlo por nuestra cuenta. El 20 de febrero de 2002 está marcado como una de las fechas más importantes en mi calendario. Por fin había erigido el lugar para crear, el espacio ideal para las ideas, la atmósfera perfecta para la creatividad: CREATÓSFERA.


Cómo empresarios emergentes, cometimos varios errores, pusimos a prueba nuestra resiliencia y sobre todo nuestro código de ética. Dago, Jorge y yo evidenciamos nuestro potencial. Esta incursión nos llevó en un viaje como socios de 1 año y medio, descubrimos por primera vez lo importante de mantener una administración sana y satisfecha. Trabajamos con marcas nacionales como calzado Dogi, Rezza Editores, Eescord y Grupo Reyma, sólo por mencionar algunas.


A finales del 2003 se habían sentado las bases para continuar por nuestra cuenta. Decididos a desarrollar un sistema de administración y de calidad, aterrizamos procesos, estructuramos un organigrama, redactamos contratos, diseñamos formatos y más. Rentamos una casa en la calle Compuerta en Jardines del Moral. Paco, hermano de Jorge y un excelente ingeniero industrial, se unió al equipo y nos ayudó a sistematizar y a perfeccionar el enfoque estratégico de la nueva agencia, una agencia que había comprendido el valor de la semántica en la comunicación, que entendía los signos y los surcaba, fuimos SIGNAUTAS.


Las recomendaciones crecieron y por ende la responsabilidad, todo era una aventura, una montaña rusa que hizo que Paco buscara una mayor estabilidad y desarrollo en su especialidad. Atendíamos proyectos de carácter nacional, apoyando pequeñas ideas que hoy son grandes logros como la clínica de cirugía plástica Life Beau, Fundación Animare, Restaurante Don Camarón, Don Bizcocho, pero también incursionamos en desarrollos de carácter internacional cómo Grupo Vize, Aventec (hoy Hirotec) y Chocolate Café.


Nos esforzábamos por salir adelante, consolidar nuestro proyecto de agencia, dando todo en cada proyecto. Nuestros seres queridos se involucraban con nuestro proyecto y nos ayudaban en lo que podían, por eso recordaremos con mucho cariño a aquellos que partieron y que de una u otra forma pusieron su granito de arena. Jorge nuestro amigo sufriría la pérdida de su querida esposa Norma, qepd, y se tendría que separar del proyecto dejando un gran vacío.


Comenzamos a integrar personas a nuestro equipo, amigos como Ray y colaboradores que después serían piezas clave como Carlos. Habíamos logrado consolidar una serie de cuentas que nos daban la oportunidad de hacer labor social y de participar en concursos lo que nos llevó a ganar nuestra primera licitación para una campaña publicitaria y nos daba la oportunidad de presentar a la marca de calzado Santini para su temporada otoño-invierno. También ganamos el concurso para imagen del Festival Nacional del Libro de León, integrando todo el sistema de comunicación y difusión del festival, así como una licitación de Aventec que nos dio la oportunidad de crear material internacional en tres idiomas para una empresa proveedora de General Motors con capital japonés, estadounidense y mexicano.


Para el 2004 seguíamos evolucionando y era momento de dar el salto a oficinas ejecutivas, un espacio corporativo que nos diera la oportunidad de proyectarnos en la congruencia de una agencia creativa. Evolucionamos nuestra marca y sintetizamos lo que mejor sabíamos hacer: crear ideas. Éramos consustanciales a ellas y necesitábamos una marca que lo representara, así surgió IDEAX.


Nos mudamos al primer piso del complejo de negocios y comercial del Hotel Fiesta Americana (hoy HS Hotsson), donde integramos a Rox, uno de nuestros mejores talentos. Gracias a una visión estratégica de diversificación logramos concretar en 2005 una segunda empresa de especialización en técnicas Below The Line o BTL, la Agencia ZER, que nos dio la oportunidad de trabajar para marcas prestigiadas a nivel internacional como Cerveza Corona, Cerveza Sol, Marlboro y Tequila Herradura.


Además, con el registro ante gobierno y municipio, fue posible integrarnos en proyectos de la administración municipal y estatal. En el mismo ámbito institucional ganamos otra licitación ante el Instituto Electoral del Estado de Guanajuato para crear la campaña de participación ciudadana en las elecciones nacionales y locales del 2006.


Ese año nos mostró cómo la economía se ve afectada por la política y que los empresarios se fraccionan en arriesgados y prudentes. Comenzamos a planificar la posibilidad de crear una serie de servicios que nos reforzaran durante esas épocas. Por ese entonces apoyamos con la imagen al primer casino de la ciudad de León llamado Egyptian y continuamos apoyando proyectos de corte nacional como Via Libera, la campaña de turismo de Guanajuato “Lo que Vives Hace Historia” y a empresas como Ozynix que se apoyó en nosotros para conquistar las pasarelas de las Vegas.


Siempre cerca de quienes creyeron en nosotros desde un principio, me aproximé a Omar y a Óscar que estaban inaugurando sus nuevas oficinas en avenida Universidad y, después de varios encuentros casuales, por fin nos dieron la oportunidad de platicar sobre sus conceptos de diversión Cantinita y Barezzito y de la necesidad de darle un giro a su comunicación. Es así como Grupo Impulza entra nuevamente en nuestra cartera de clientes triple A. Esto propició la integración de un equipo más amplio, involucrando nuevos amigos e incluso familia, destacando Juan y mi hermana, Karina.


Se desencadenó un crecimiento sostenido tanto para Grupo Impulza como para Ideax que ya atendía proyectos que llegaban de todo el país, manejando campañas publicitarias en televisión nacional como Televisa y TVAzteca para marcas como GreenField de un querido y atrevido empresario que un día nos dijo: “Sin dudarlo ustedes son la agencia más disruptiva que conozco, son los mejores.” Así apoyamos sus proyectos visionarios como Armat.

Continuamos apoyando emprendedores como Atomic Blue Jeans, Carnitas Vicente, Hule Audio, Salamandra y creando nuevos conceptos de diversión como Quiero Trendy Bar y La Puerta de Alcalá, así como el remake de las marcas Cantinita en sus versiones La Cocinita y La Canelita y su versión para la CDMX de La Chilanguita. Atendíamos un aproximado de 25 unidades de negocio con enfoque a alimentos y bebidas. Por otra parte, le dimos forma a un nuevo negocio para la construcción de espacios comerciales llamado Área D, con el cual creamos los conceptos de tienda como los de Via Libera y Torito Paz.


Hasta ese punto habíamos funcionado como persona física, sin embargo, con la asesoría de expertos estratégicos y los nuevos conocimientos adquiridos en estrategia de negocios decidimos que era momento de formalizar la persona moral. En 2009 constituimos Ideax Grupo Creativo SC para atender la demanda táctica de nuestra agencia.


Dada su demanda Grupo Impulza nos hizo una invitación para aprovechar sus instalaciones corporativas y trabajar In-House a fin de poder dar cobertura a su crecimiento. Les tomamos la palabra y para el 2010 estábamos instalados oficialmente en el corporativo, contábamos con veintiún colaboradores y empleados, cubríamos desarrollos en todo el país y el sur de Estados Unidos.


Para dar el siguiente paso estratégico, inicié capacitaciones en una incubadora de negocios llamada ProEmpleo, una franquicia social que sería mi casa por los siguientes 4 años y me dio la oportunidad de conocer el ecosistema de emprendimiento de incubadoras y esquemas de apoyos de la Secretaría de Economía Federal. Nos convertimos en asesores de empresas y empredimientos de las incubadoras de IncuBajiío, IncuVen y ProEmpleo, así como de los Centros de Innovación y Negocios del Tec de Monterrey y LaSalle Bajío.

En ese ecosistema desarrollamos marcas para más de 50 empresas y a más de una le dimos apoyo para su aceleración como es el caso de Kiin Energy a quien impulsamos para que incursionara en la venta de sus paneles solares en Sam´s Club o de Goin, una aplicación a la que ayudamos a llegar a Silicon Valley con una imagen de primer mundo.


Así mismo, fundamos una nueva agencia que habíamos venido planeado debido a la contracción económica de 2006: VOX POPULI. Conseguimos nuestro primer cliente para contender a cargo de elección popular para la Presidencia de la Administración de 2012 a 2015 del Municipio de Dolores Hidalgo CIN, Gto. Generamos un sistema de investigación de tendencias políticas que nos orientaba en la mejor estrategia a seguir para la creación de contenidos de comunicación gráfica y audiovisual, con lo que logramos que nuestro candidato ganará las elecciones con un 46% de los votos, 6 puntos porcentuales arriba de lo que él había estimado.


Ideax contendió en la licitación de una agencia para crear las líneas para la gestión de comunicación de los tres años de administración del nuevo gobierno municipal y ganamos. Además, para ese entonces trabajamos con Dharmalife en la creación de su marca de productos cosméticos basados en colágeno y su lanzamiento en grandes cadenas del sector de distribución cómo Farmacias del Ahorro a nivel Nacional y Sanborns. Al mismo tiempo generamos la estrategia de la franquicia de basquetbol de la ciudad de León, integrada a la Liga Nacional de Baloncesto recomendando crear una nueva marca llamada Titánicos que impactó en el mercado de dicho deporte a nivel nacional.


Este crecimiento le dio confianza a colegas/amigos para integrarse al campo empresarial y realizar colaboraciones en conjunto, llegando a convertirse en asociados de la agencia integrando proyectos en colaboración como los de Grupo Fynso con Sushi tai, Itacate y Sato así como Coloso, zapatos para niños. Hugo y Vladimir aumentaron el perfil profesional de la agencia con una trayectoria sobresaliente. La agencia contaba con un área administrativa controlada por Maki, un departamento de ventas integrado por Ale y Carmen, un departamento de marketing con Karen y Lucía, un área de comunicación y una sólida y creativa célula de diseño.


Pero las sirenas nos hablaron al oído y caímos a la tentación de dividir la agencia en dos, aquella que mi socio recomendaba sostener toda la carga de Grupo Impulza y la célula que atendería el otro grupo de clientes la cual debería liderar yo, fue una decisión estratégica equivocada que mis esfuerzos no pudieron impedir.


En 2014 creamos el concepto Ideax Green en la Avenida León donde adoptamos 80 metros cuadrados de áreas verdes con estanque natural y con una filosofía de permacultura logramos impulsar la agencia. La revista Players nos ranqueo tres años consecutivos cómo una de las 5 mejores agencias de la región, atendíamos a corporativos y cadenas nacionales, nuestro trabajo llego a nivel internacional a Asia, Europa y Norte América, para ese entonces ya habíamos desarrollado más de cuatrocientas marcas en nuestra trayectoria y comenzamos a fortalecer nuestros servicios digitales.


Nos involucramos en estrategias globales apoyando, por ejemplo, a un conglomerado de 20 empresas del sector combustibles con un grupo gasolinero de más de 60 estaciones a quienes diseñamos una estrategia comercial para incrementar sus ventas un 12%. La táctica fue un éxito. Al finalizar la relación, uno de los corporativos más sólidos, con 9 gasolineras, nos buscó para continuar con las estrategias. Así creamos la marca TopGas que estaba lista para hacer frente a la inminente apertura del sector energético del país, logrando consolidar un total de 14 gasolineras.


Por otra parte, el consorcio de radiodifusión de Radiorama Bajío nos encomendó la construcción de marca de sus diferentes conceptos radiofónicos entre ellas la legendaria 101.5 Éxtasis Digital. El más fuerte distribuidor de mariscos en la región nos pidió desarrollar su línea de productos premium para incursionar en los autoservicios con la marca Tritón y la marca Nutrinuts con presencia en Sam´s Club y Costco y el desarrollo de su línea de productos basados en ajonjolí para impactar en el campo de productos saludables en los anaqueles de centros comerciales, autoservicio y especializados.


Para entonces la agencia funcionaba más con el modelo a distancia, nos habíamos reforzado con solidos talentos como Idalí maestría en artes con un gran sentido estético y conceptual; cada colaborador trabajaba en su casa en distintas ciudades. En aquel momento firmamos el proyecto más grande y el reto más complejo en el que nos hemos involucrado hasta ahora. Con un alcance que va de Centro América y el Caribe pasando por todo México, el sur y centro de Estados Unidos: el equipo profesional de beisbol nacional Bravos de León. Nos tomó 3 años romper todos nuestros récords.


En 2019 la pandemia pega a todas las empresas y nosotros observamos una ruptura de paradigma, como asesores estratégicos nos gusta tener un termómetro en el comportamiento empresarial y económico, esta crisis de salud rompería con prejuicios de décadas en el mundo del marketing digital en donde nosotros ya teníamos más de 10 años de experiencia.


De esta manera, en el 2020, gracias a un proceso de Oferta Pública de Adquisición Voluntaria (OPA), se logró la capitalización que nos llevó al lanzamiento de un nuevo concepto, con visión suigéneris, pero con experiencia global. Una empresa con soluciones creativas de comunicación integral basadas en estrategia que reinventan soluciones óptimas y accesibles pensadas ¡sólo para empresas y empresarios irreverentes!


En esta empresa contamos con la clave (key) para arrancar (start) tu proyecto empresarial, con una trayectoria de 20 años en KEYSTART nos enorgullece nuestro andar, ¡bienvenidos!

11 visualizaciones0 comentarios